Dios Juzgará al Mundo entonces, ¿Qué será de mí?

Dios Juzgará al Mundo, entonces, ¿Qué será de mí?

 

Para muchos, las religiones son un escape a las crisis existenciales para el hombre, sus miedos y complejos, en algunos casos,  representan un alivio a sus recargos de consciencia para finalmente volver a caer y continuar un ciclo interminable de culpa, arrepentimiento y caída, sin erradicar la causa que provoca éstos desequilibrios. Los dogmas fundamentalistas de las religiones enseñan que el sacrificio personal, los votos, las penitencias, el sufrimiento inducido, el pago de pleitesías, entre muchos otros, son el camino para la libertad y encuentro con Dios. Tanto ha sido así, que la Biblia se usa de forma  descontextualizada para ocultar la verdad. Ahora bien, entonces ¿Cuál es la verdad? Para responder, me remitiré a la prueba documental, histórica, cultural y sobrenatural de todos los tiempos y que mantienen vigencia en cualquier época de la humanidad: la Biblia, considerada la palabra de Dios, inspirada por el Creador mismo, a través de varios siglos, por lo que compartiré algunas reflexiones sobre la verdad que las religiones ocultan:

  1. Que el sacrificio personal no agrada a Dios, solo la genuina adoración y alabanza conmueve al Señor, guiados por el Espíritu Santo, porque por nuestros medios es imposible agradar a Dios. Pro_1:7 El principio de la sabiduría es el temor de Jehová. Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza. Jua_14:6  Jesús le dijo: Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.
  2. Dios es amor y para siempre es su misericordia, no importa cuán malvado hayas sido, el te perdonará y se olvidará de tus pecados para siempre. Cada día sus misericordias se hacen nuevas. Sal_118:29 Alabad a Jehová porque Él es bueno; porque para siempre es su misericordia
  3. Desde antes de haber fundado el mundo te conoció, te creo y determino un plan de vida completo conforme a su voluntad. Rom 8:30 Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó.
  4. El dicta las normas de vida para que nos vaya bien, sin desviarnos de nuestros propósitos. Jos 1:8 Este libro de la ley nunca se apartará de tu boca, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.
  5. En su hijo Jesucristo, Dios remedia el problema de la caída del hombre, dándole pase de muerte a vida. Jua 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
  6. Quien crea no será condenado, hay un destino para los que no aceptaron el plan de salvación. Jua_3:18 El que en Él cree, no es condenado, pero el que no cree, ya es condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.
  7. Quien crea y acepte a Jesucristo como su Señor y Salvador tendrán vida eterna en lugares celestiales. Apo 3:21 Al que venciere, yo le daré que se siente conmigo en mi trono; así como también yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono. 1Jn 5:4  Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y ésta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. 1Jn 5:5  ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?

Finalmente, la historia del futuro de nuestra existencia está escrita en la Biblia, de manera que todas nuestras dudas, problemas materiales, existenciales se remedian en ese libro. No será fácil, debemos pagar el precio de ser mejores, y nuestro ejemplo y patrón a emitar es Jesucristo, tanto por su carácter como por las obras que genuinamente nacen del amor que el Espíritu Santo deposita en nuestros corazones, sin recibir ni esperar nada a cambio. ¿Cuál es el grado de amor que tienes en tu corazón?, ¿Cuáles son los aspectos de tu vida que deseas ser cambiados por Dios y así tener paz?

 

Anuncios

¿QUÉ ES EL PECADO, EN REALIDAD?

Despojémonos del lastre que nos estorba, en especial del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante. Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe.
—Hebreos 12:1-2
El pecado no consiste solo en un gran fracaso moral; consiste más bien en el fracaso general en cumplir nuestra misión y la tarea asignada por Dios. Mira lo que dice el escritor de Hebreos acerca de la tentación y de la carrera que Dios nos ha llamado a correr. Él pone a Jesús como nuestro ejemplo. Jesús fue sin pecado porque sabía que aun un pequeño pecado lo habría derrotado en la carrera que su Padre puso delante de Él. Y como Jesús vivió sin pecado, tenemos acceso al perdón de nuestros pecados y por lo tanto a la capacidad para correr la carrera que Dios ha puesto delante de nosotros sin las cargas de sus enredos.
Padre, hoy confieso y recibo el perdón de mis pecados y camino con confianza, sabiendo que estoy a cuenta contigo. He sido redimido de la maldición del pecado y de la muerte por la sangre de Jesús, y vivo libre de condenación. Declaro que soy una nueva criatura. Las cosas viejas de mi vida han pasado y todas son hechas nuevas. Ayúdame a lograr todo lo que tú tienes para que yo haga mientras espero con entusiasmo tu regreso. En el nombre de Jesús, amén.

 

Tomado de Casa Bendición.

Las batalla y conquista de tus bendiciones

Josué

Introducción – 1:9

En el libro del Génesis, nació Israel. En el libro del Éxodo, Israel fue elegido. En el libro de Números, la nación fue probada. En el libro de Levítico, los israelitas pudieron acercarse a Dios por medio de la sangre. Y en el libro de Deuteronomio, la nación fue instruida.

El libro de Josué completa la redención que comenzó en el Éxodo. El libro del Éxodo es el libro de la redención de los israelitas de Egipto. El libro de Josué, por su parte, es el libro de la redención de los israelitas para la tierra prometida.

La palabra clave del libro de Josué, es posesión. Dios había dado la tierra a los israelitas en un pacto incondicional. A Abraham, le dijo, en Génesis 17:8: Te daré a ti y a tu descendencia después de ti la tierra en que habitas, toda la tierra de Canaán, en heredad perpetua; y seré el Dios de ellos. Sin embargo la posesión de la tierra por parte de Israel sería condicional. Habría un conflicto, y habría conquista. Tendrían que luchar batallas y apropiarse de sus posesiones. Y, como Josué mismo les recordaría en su mensaje final, antes de su muerte, su obediencia a la palabra de Dios determinaría su posesión continua de la tierra.

Comenzamos hoy nuestro estudio del libro de Josué. Como su nombre lo indica, este libro fue escrito por Josué sucesor de Moisés, según lo encontramos en el capítulo 24 de este libro, versículo 26 que dice: “. . . y escribió Josué estas palabras en el libro de la ley de Dios”. El Talmud dice que Josué escribió todo este libro, menos los últimos cinco versículos. Y que esos versículos fueron escritos por Finees, hijo del sacerdote Eleazar.

Josué fue un gran general. Nació como esclavo en Egipto y tenía 40 años de edad en el tiempo del Éxodo. Ya vimos que Josué ocupó un lugar sobresaliente en ese tiempo. Estuvo con Moisés cuando subió al monte de Dios, como vimos en el capítulo 24 de Éxodo, versículo 13. Y estaba con Moisés en el Tabernáculo, cuando el Señor se le apareció, en el capítulo 33 de Éxodo, versículo 11.

Ahora observemos esta comparación. Josué tenía 80 años cuando recibió su comisión como sucesor de Moisés. Moisés por su parte tenía 80 años cuando dirigió el éxodo de Egipto. Josué tenía 80 años cuando guió a los israelitas a la tierra prometida. Murió cuando tenía 110 años. Había ganado prominencia durante el viaje a través del desierto. Cuando el pueblo fue atacado por el ejército de Amalec, fue Josué el que organizó a los hombres en un ejército que luchó contra Amalec. Además Josué trabajó como siervo de Moisés. Las referencias a él en este último sentido revelan su lealtad a Moisés y su devoción a Dios. En Cades Barnea fue uno de los 12 hombres que fueron a espiar la tierra de Canaán. Y fue uno de los 2 espías que regresaron con un informe favorable, revelando su confianza absoluta de que Dios les entregaría esa tierra.

El nombre de Josué significa “El Señor salva”. La misma palabra, en el Nuevo Testamento, es Jesús. Fue un hombre valiente, que demostró depender enteramente de Dios. Tuvo fe, cualidades de liderazgo, entusiasmo y fidelidad. Fue una figura de Cristo, tanto en su persona como en su obra. Alguien ha dicho lo siguiente en cuanto a Josué: “Muestra que un hombre de habilidad corriente, puede llegar a ser líder en la Iglesia. No recibió su llamamiento mediante unas letras llameantes escritas en el cielo, sino por medio de un anciano, el cual conocía a Dios y a Josué, que vio como Dios había equipado, preparado a Josué para ser líder.”

Ahora, el versículo clave en este libro de Josué, lo encontramos en el capítulo 1, el versículo 3 que dice: “Yo os he entregado, como lo había dicho a Moisés, todo lugar que pisare la planta de vuestro pie.”

El libro de Josué contiene una aplicación muy práctica para el creyente de todos los tiempos. La tierra de Canaán, no puede ser una figura del cielo. El cielo es un regalo de la gracia de Dios. El cielo no es un lugar de conflicto y conquista. Para los creyentes, la tierra prometida representa más bien el lugar al cual los cristianos han sido traídos aquí en el mundo. El libro de Josué realmente se puede comparar con el libro de Efesios en el Nuevo Testamento, en la cual los cristianos hemos sido redimidos, somos bendecidos “con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo”, como nos dijo el apóstol Pablo en su carta a los Efesios, capítulo 1, versículo 3. Ahora, en nuestra vida cristiana, la posesión y experiencia de esas bendiciones depende del conflicto y la conquista. Las bendiciones nunca se logran por medio de la energía de nuestra naturaleza humana, física, sino por medio del poder del Espíritu Santo en la vida consagrada del creyente. Así, el libro de Josué es el modelo y como tal, ilustra el método por el cual el creyente puede poseer lo que Dios le ha concedido.

El libro de Josué es profético de Israel y típico para la Iglesia. Israel recibió el título de propiedad de la tierra, como lo mencionó el profeta Jeremías en el capítulo 23 de su profecía, versículo 8, donde leemos: “. . . Vive el Señor que hizo subir y trajo la descendencia de la casa de Israel de tierra del norte, y de todas las tierras adonde yo los había echado; y habitarán en su tierra”. También el profeta Ezequiel se refiere a esto en el capítulo 37 de su profecía, versículo 21. El conflicto y la conquista van juntos con la posesión de la tierra.

En los capítulos 1 al 12, tenemos la entrada en la tierra. En los capítulos 13 al 22, leeremos acerca de la división de la tierra y, finalmente, en los capítulos 23 y 24 tenemos el último mensaje de Josué.

Josué 1:1-9

El tema central de este capítulo 1, comprende tres aspectos. Primero, el nombramiento de Josué como sucesor de Moisés. En segundo lugar, la promesa de Dios de ayudar a Josué. Y en tercer lugar, la preparación que Josué hizo del pueblo para pasar el Jordán.

El gran tema de este libro es la posesión de la tierra. En este primer capítulo veremos las implicaciones de esta posesión.

El libro de Josué debió comenzar propiamente en Deuteronomio capítulo 34, el cual nos relató la muerte y sepultura de Moisés. Es la creencia de muchos eruditos, que ese último capítulo del libro de Deuteronomio fue escrito en realidad por Josué.

Aquí en el capítulo 1 de Josué, Dios fortaleció a Josué e inició a la nación en una nueva modalidad de vida. La jornada por el desierto ya había pasado. Ya no eran nómadas del desierto, sino moradores en la tierra. Rubén, Gad, y la media tribu de Manasés tenían sus posesiones al lado oriental del río Jordán.

Leamos el versículo 1 de este capítulo 1 de Josué, donde vemos que el Señor le comunicó personalmente a Josué su misión y su mandato:

“Aconteció después de la muerte de Moisés siervo de Jehová, que Jehová habló a Josué hijo de Nun, servidor de Moisés, diciendo:”

Es evidente que existe una clara conexión entre este primer versículo y el final del libro del Deuteronomio, que refuerza la teoría que Josué el último capítulo, el 24, de Deuteronomio. Volviendo a este capítulo 1 de Josué, leamos ahora el versículo 2:

“Mi siervo Moisés ha muerto; ahora, pues, levántate y pasa este Jordán, tú y todo este pueblo, a la tierra que yo les doy a los hijos de Israel.”

Observemos que dice: “Mi siervo Moisés ha muerto”. Moisés ya no era un personaje esencial para guiar a los israelitas a la tierra prometida. En realidad, Moisés no podía introducirles en la tierra de la promesa. Moisés representaba la ley, y la ley no nos puede salvar. La ley es un revelador. No es un Redentor. Nos muestra que somos pecadores. La ley nunca fue un Salvador, y a Moisés no le fue permitido guiar a Israel a la tierra prometida, a causa de su error. El problema no estaba en la ley sino en Moisés, así como el problema está en nosotros mismos. La ley revela que estamos destituidos de la gloria de Dios. El Señor dijo aquí en este versículo 2: “Mi siervo Moisés ha muerto”. Sólo Josué, o sea Jesús nuestro Salvador, puede guiarnos, en la actualidad, a la tierra prometida de la lucha, la conquista y las bendiciones.

Este versículo nos dice que la tierra fue dada a Israel. Le pertenecía a Israel en forma incondicional. Dios la había prometido a Abraham y a su descendencia. Y Dios reafirmó Su promesa muchas veces en el libro de Génesis. En el libro de Deuteronomio Dios hizo el Pacto Palestino con Israel, el cual les dio la tierra como una posesión eterna. Leamos ahora el versículo 3 de este capítulo 1 de Josué:

“Yo os he entregado, como lo había dicho a Moisés, todo lugar que pisare la planta de vuestro pie.”

Dios les había dado esa tierra. La tierra estaba allí. Pero sólo podrían disfrutarla, si tomaban posesión de ella. Esa parte de la tierra sobre la cual caminaban les pertenecería a ellos. Hablando comparativamente, se nos dice en Efesios 1:3 que somos bendecidos “con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo”. Desafortunadamente, muy pocos cristianos toman posesión de las bendiciones espirituales que les pertenecen.

Hace años, un inglés se trasladó a los Estados Unidos. Poco después de su llegada desapareció. Un día, un tío que tenía en Inglaterra murió y le dejó una herencia de cinco millones de dólares. La policía en Londres buscaba a este hombre por todas partes y la última dirección que tenía era en la ciudad de Chicago. Pensaban que él era vago y esperaban encontrarlo en un hotel común, de tercera categoría. Le buscaron, pero nunca pudieron encontrarle. Un día, mucho tiempo después, lo encontraron muerto de frío en la entrada de un hotel muy pobre. No tenía ni cinco centavos en el bolsillo. Sin embargo, era heredero de cinco millones de dólares. Simplemente no había tomado posesión de lo que era de él. Nunca reclamó lo que le pertenecía.

Estimado oyente, Dios les dio a los israelitas la tierra prometida, pero nunca la poseyeron en su totalidad. El hecho es que Israel poseyó muy poca tierra. Y muchos cristianos hoy en día, son como aquellos israelitas en que han sido bendecidos con toda bendición espiritual, y sin embargo, llegan al final de su vida viviendo en la pobreza espiritual, sin haber tomado posesión de esas bendiciones. ¡Qué tragedia! El libro de Josué, a los creyentes se nos dirá cómo tomar posesión de lo que es nuestro. Y como habrá conflicto, se nos manda en el capítulo 6 de la carta del apóstol Pablo a los Efesios, “vestirnos de toda la armadura de Dios”. Tenemos un enemigo espiritual que lucha contra nosotros. Dice el capítulo 6 de la carta a los Efesios, versículo 12: “Porque no tenemos lucha contra gente de carne y hueso, sino contra malignas fuerzas espirituales de la esfera celestial, que tienen mando, autoridad y dominio sobre este mundo lleno de oscuridad”. Nuestro enemigo, es un enemigo espiritual.

Hay una victoria que tiene que ser ganada. Para ser victoriosos debemos vestirnos de toda la armadura de Dios, y entonces venceremos por medio de Jesucristo. Por Él recibiremos salvación, liberación y la posesión de bendiciones espirituales, así como Israel las recibió. Cada victoria que los israelitas ganaron fue dada por Dios. Nunca obtuvieron un triunfo por sí mismos. Si usted y yo alguna vez obtenemos la victoria, será porque Él la ganará para nosotros. Volviendo ahora al capítulo 1 de Josué, leamos el versículo 4:

“Desde el desierto y el Líbano hasta el gran río Eufrates, toda la tierra de los heteos hasta el gran mar donde se pone el sol, será vuestro territorio.”

Dios dio a Israel una gran extensión de tierra, pero ellos sólo tomaron posesión de una pequeña parte de lo que Dios les había dado. Lo mismo les sucede a los creyentes en la actualidad, frente a lo que Dios les ha provisto. Ahora, el versículo 5 dice:

“Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé.”

Josué, como era un hombre común y corriente, necesitaba ser estimulado. Y Dios hizo exactamente eso. Prometió no dejar solo a Josué. Dios prometió estar con él así como había estado con Moisés. Dos veces, en los versículos 6 y 7, de este capítulo 1, Dios le mandó esforzarse y ser valiente. Dios quería que Josué supiera que no estaría solo. Ahora, leamos los versículos 6 y 7:

“Esfuérzate y sé valiente; porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que la daría a ellos. Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas.”

Vemos que, por 2 veces, Dios le mandó que se esforzase y fuese valiente. Y además, le dijo algo de suma importancia. El versículo 8 dice:

“Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.”

El “libro de la ley” se menciona por primera vez en este versículo. No había revelación escrita antes de Moisés. Dios se comunicaba con Moisés por medio de Sus apariciones. Pero Moisés había registrado fielmente todo lo que Dios le había revelado, así que los primeros cinco libros de la Biblia estaban a disposición de Josué y de los israelitas. Dios les había comunicado todo lo que necesitaban saber para entrar en aquella tierra. No debían apartarse de aquellas instrucciones de la palabra escrita. Debían meditar en ellas y cumplirlas. Pasemos ahora a considerar el siguiente aspecto. Dios prometió ayudar a Josué. Leamos el versículo 9 de este capítulo 1 de Josué:

“Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.”

Josué debía tomar la Palabra de Dios en una mano y una espada en la otra. Se le ordenó entrar en acción por la fe. Debía esforzarse y ser valiente. Como Israel, nosotros debemos esforzarnos y ser valientes también. Tenemos que ponernos en marcha por la fe, y por la fe tenemos que apropiarnos de nuestras posesiones espirituales. Recuerde que estamos en un país enemigo, porque está controlado por un sistema que se opone a Dios. Somos peregrinos y extranjeros en esta tierra. Necesitamos llevar con nosotros la Palabra de Dios en el viaje de la vida.

Estimado oyente, sin la guía de la Palabra de Dios, el viaje por esta vida se convierte en un deambular, en un caminar sin rumbo. Y sin la luz de esa Palabra, el ser humano, vive en la oscuridad, espiritualmente hablando. Hoy hemos hablado de Josué, y hemos dicho que fue una figura de Cristo. Y toda esta historia nos proyecta al futuro, a los tiempos del Nuevo Testamento, a la persona de Cristo. Le invitamos a contemplarle como el Hijo de Dios, el Salvador, el Señor, y a recibirle por la fe. Hemos visto a un pueblo que fue liberado, salvado, y preparado para disfrutar de las bendiciones de Dios en esta tierra. Usted también puede experimentar esa liberación y entrar en una nueva etapa, en una nueva dimensión, en la cual disfrutará de lo que Dios tiene preparado para usted en esta vida y en la vida futura.

Copyright © 2001-2014 ( TTB – Thru the Bible, RTM – Radio Transmundial, EEA – Evangelismo en Acción). Todos los derechos reservados 

josue

Vivir íntegramente…

El Salmo 101, resume lo que es vivir rectamente, nos confronta a evaluarnos internamente y nos reta a permanecer aferrados al Señor porque sabemos que El nos ayudara a luchar contra nuestra propensión humana carnal a vivir y actuar solapadamente. “…en la integridad de mi corazón andare en medio de mi casa”,

y en casa primeramente porque nuestros hijos modelaran de nosotros hasta la forma de hablar, pensar y actuar. Ser íntegros nos garantiza la justicia porque cuando la integridad y la verdad se imponen la justicia vence.

mis ojos pondré en los fieles de la tierra, para que estén conmigo” así que el Señor es contundente, no habitara en medio de la mentira y de las actitudes solapadas, el que no piensa ni actúa integralmente siempre están solapando la verdad, acomoda los argumentos y posiciones por un fin o interés oculto, es decir, no es transparente y esto tristemente genera maldad.

Amigo lector, medite en su carácter y su manera de pensar y actuar,  evaluase si esta solapando constantemente, y si es así, decida cambiar para que la justicia y la verdad estén a su favor, siempre que sus deseos sean justos para con la creación y su prójimo., experimente la dulzura de la paz interior de vivir íntegramente con los muros de gracia de Jehová.

Al otro lado de la puerta…

Ayer durante el servicio de nuestra congregación, recibimos la grata visita de un amigo pastor quien nos regalo una enseñanza que a continuación resumo para compartirla como bendición .

1. Debemos esperar en Dios y aceptar que la circunstancia actual de nuestras vidas cambiara para mejor, debemos estar agradecidos con Dios porque esta trabajando y si vivimos agradecidos y con contentamiento, alabándole de continuo, toda hueste de maldad se alejara y su opresión no tendrá poder sobre nosotros. Si vemos un gusano de mal aspecto no sera agradable a nuestros ojos pero, si esperamos por su transformación, nos maravillaremos al ver la hermosa mariposa  que saldrá del despojo. Siempre debemos ver el lado positivo y oportunidades en medio de la adversidad.

2. Si no hay muerte no habrá resurrección. Popularmente se dice que después de la tormenta viene la paz, todo pasara, todo se restablecerá, así lo dice la Biblia, la creación sera restituida a su propósito original, así pues nuestra vida, cuando enfrentamos dificultades debemos poner nuestra atención en la esperanza de vida que es Jesucristo nuestro Señor, el es el dador de la vida y apartados de el nada podremos hacer.

3. Tomar decisión hoy, Hoy podemos hacer que todo sea diferente, renovado, la mayor esperanza es que Dios tiene el poder de cambiar nuestras circunstancias si andamos a su lado. Con una nueva actitud, tendremos las fuerzas y motivación necesarias para luchar contra la adversidad y moverse hacer lo que debemos hacer para que el resultado sea diferente.

4. Controla tus pensamientos y tu lengua. Todos nuestros pensamientos y palabras tienen el poder de crear, así que cuidado como usas este poder porque de el dependerá tu existencia.

A continuación comparto unos versículos claves que sustentan estos pensamientos:

Juan 3:30 Es necesario que él crezca, pero que yo mengüe.
Mateo 10:39 El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará.
Mateo 25:23 Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor
Salmos 138:8 Jehová cumplirá su propósito en mí; Tu misericordia, oh Jehová, es para siempre; no desampares la obra de tus manos.
Proverbios 18:21 La muerte y la vida están en poder de la lengua, Y el que la ama comerá de sus frutos.