No te burles de una Bendicion


NO TE BURLES DE UNA BENDICIÓN
Eliseo contestó: “Oigan la palabra del SEÑOR, que dice así: ‘Mañana a estas horas, a la entrada de Samaria, podrá comprarse una medida de flor de harina con una sola moneda de plata, y hasta una doble medida de cebada por el mismo precio.’” El ayudante personal del rey replicó: “¡No me digas! Aun si el SEÑOR abriera las ventanas del cielo, ¡no podría suceder tal cosa!”. Pues lo verás con tus propios ojos “le advirtió Eliseo”, pero no llegarás a comerlo.
—2 Reyes 7:1–2
El profeta Eliseo declaró las bendiciones


de Dios y se hicieron realidad. Se necesitó una declaración profética para cambiar el panorama económico de toda una nación. El oficial que influenciaba al rey unió una declaración divina con escepticismo y descreimiento. Sus palabras literalmente abortaron la bendición de Dios para él e hicieron que perdiera su vida. Este hombre murió porque se negó a estar de acuerdo con el plan de Dios y se burló de la metodología de la bendición. Ten cuidado de no hacer lo mismo.
Señor, no me burlaré de tus caminos. Cooperaré con tus planes y propósitos para mí. Aún cuando no entienda lo que estés haciendo o por qué. Confío en ti. No me reiré como hizo Sara. No dudaré como hizo Tomás. No obraré según mis propias fuerzas. Me humillo ante ti y te sigo, Señor. Tienes mi confianza total. Amén. Tomado de Casa Bendicion…

Javier Armando Caceres/ @jcaceresccm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s